Categorías
Noticias

KPMG no dictaminó que la matriz de Abengoa entrase en causa de disolución

Dos informes realizados por la consultora valoraron la filial Abenewco 2 en 400 millones en marzo y en dos millones en mayo, pero no recomendaron declarar desequilibrio patrimonial

Puede consultar la noticia completa en la fuente de información original: Diariodesevilla

El pasado 19 de mayo, la dirección de Abengoa, hoy destituida en la sociedad matriz pero que continua al frente del grupo desde la matriz a la que ha desviado todo el negocio, los activos y, por tanto, el empleo, Abenewco 1, anunció a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que ponía de nuevo al borde del abismo al grupo fundado por por los ingenieros Javier Benjumea Puigcerver y José Manuel Abaurre Fernández-Pasalagua, junto con tres amigos y otros familiares. En aquella comunicación al regulador de los mercados, en la que también anunciaba la negociación del rescate que sigue bloqueado, el consejo de administración entonces presidido por Gonzalo Urquijo, sostuvo que la matriz estaba en desequilibrio patrimonial de -388 millones de euros, por lo que incurría en causa de disolución. Una decisión que tomó ese consejo sin que las valoraciones de KPMG lo recomendasen específicamente.

La dirección de Urquijo hizo esa petición de la valoración cuando el auditor del grupo, Pwc España, se negó a firmar la auditoría de 2019, por un motivo que no ha trascendido.

LA DIRECCIÓN DEURQUIJO ENCARGÓ LA VALORACIÓN AL NEGARSE PWC A FIRMAR LA AUDITORÍA DE 2019

El encargo del informe de valoración fue anunciado meses antes, cuando la compañía se demoró en presentar el resultado del ejercicio 2019, cuyas cuentas todavía no se han formulado ante la CNMV, que debía hacerse en plazo el 28 de febrero. En una información relevante enviada el 3 de marzo al regulador bursátil, los gestores de Abengoa aseguraron que la empresa no había podido remitir “el Informe Financiero Semestral correspondiente al segundo semestre de 2019 dentro del plazo legal establecido para ello debido a que su aprobación por el consejo de administración requiere de un informe de experto independiente para la valoración de la participación de la Sociedad [matriz] en [la filial] Abengoa Abenewco 2, S.A. que no ha podido ser obtenido a tiempo”. (Abengoa S. A es la dueña del 100% de Abenewco 2, que a su vez es la dueña del Abenewco 2 bis, y ésta del 100% de Abenewco 1, dado que el Banco Santander no ha convertido el instrumento financiero que le permitiría poseer el 22% de la filial operativa).

A Abengoa, que hasta el 16 de noviembre pasado no reveló que ese experto independiente era KPMG España –y lo hizo forzado por los accionistas minoritarios agrupados en Abengoashares–, sin embargo, no le valió el primer informe de valoración que hizo la empresa de servicios profesionales que preside Hilario Albarracín.

En marzo, KPMG hizo una primera valoración de Abenewco 2 que se acercaba a los 400 millones de euros, según las fuentes del sector que confirmaron a este periódico esta información.

TAMBIÉN FORZÓ EL NUEVO INFORME QUE PROVOCÓ EN MAYO QUE EL GRUPO ESTÉ AL BORDE DE LA QUIEBRA

La dirección de Urquijo instó a una segunda valoración, con el objetivo que pudiera servir para justificar un deterioro de activos  provocados por la pandemia, cuando los problemas reales de Abengoa son muy anteriores.

Esa segunda valoración, según las mismas fuentes, ya fue por dos millones de euros, la misma información que dio Urquijo en la última junta general de accionistas, forzada por Abengoashares, en la que también fue destituido como presidente de Abengoa S.A. Pero en esa valoración, ni tampoco en la anterior, los técnicos de KPMG dictaminaron o recomendaron que se declarase la empresa matriz en causa de disolución. Pese a ello, así lo hizo el 19 de marzo el consejo que presidía Urquijo en esa fecha y que justifica la nueva reestructuración que liquidaría la matriz, dejando sin nada no sólo a los accionistas sino también a un grupo de acreedores a los que se les adeudan 153 millones, entre ellos empresas andaluzas.

Este diario contrastó esta información ayer con KPMG España, que se negó a desmentirla, aunque precisó que tampoco la confirmaría porque, como en ocasiones anteriores en la que se les preguntó por la valoración, debía declinar comentarla por existir una cláusula de confidencialidad.

La confirmación de que hubo dos valoraciones y que KPMG nunca dictaminó que había causa de disolución se produce a una semana de la nueva junta general extraordinaria en la que los minoritarios de Abengoashares esperan tomar el control del grupo.

Categorías
Noticias

Abengoa y los minoritarios negocian el desarrollo de la próxima junta general

Abengoashares confía en lograr de nuevo el respaldo mayoritario a sus propuestas

Puede consultar la noticia completa en la fuente de información original: Diariodesevilla

Abengoa y los minoritarios agrupados en Abengoshares han comenzado a negociar el desarrollo de la junta general de accionistas extraordinaria convocada para los días 21 o 22 de diciembre, según se celebre en primer o segunda convocatoria.

La ausencia de consejo de administración y la dimisión del secretario y la vicesecretaria del órgano han dejado un vacío que complica la celebración, a lo que se une que por la pandemia de Covid-19, la junta es telemática.

Para cumplir los estatutos, al no haber ni presidente ni secretario, se hace necesario elegirlos entre los accionistas, por lo que se está negociando que haya al menos dos presentes en el lugar de celebración de la junta.

La propuesta inicial, hecha desde Abengoa, es que un accionista propuesto desde la compañía asuma uno de los roles y el otro, uno de los minoritarios.

Presisamente ayer, Abengoshares mostró su intención de movilizar los votos suficientes como para lograr, como ocurrió en la junta del pasado 17 de noviembre, que la mayoría apoye sus propuestas.

Para ello, han vuelto a publicar una guía de voto para que ningún accionista crítico con la actual gestión se quede sin pronunciarse a favor de elegir un consejo de administración que asegure que la matriz también sobrevive con el resto del grupo industrial.

Abengoashares recomienda a los accionistas que si van a votar por correo, no se inscriban en la página web de Abengoa, porque eso anularía el voto por correo y forzaría a votar telemáticamente con un certificado digital.

Según pudo confirmar este diario, la movilización de votos está logrando aglutinar incluso más apoyos de los que lograron en noviembre para destituir al consejo de administración que presidía Gonzalo Urquijo, quien, no obstante, impidió que se eligiese otro consejo propuesto desde Abengoashares. Sin embargo, no quieren arriesgarse y siguen llamando a que se vote por parte de todos los accionistas que les apoyan.

Además, la plataforma de accionistas críticos ha intensificado su interlocución con bancos, acreedores, bonistas, el ICO, la Sepi, Cesce, la Junta de Andalucía y los trabajadores “para sacar Abengoa adelante”. Abengoashares sostiene que dice que ya trabaja para el día después de la junta en que esperan hacerse con el control del grupo.

Categorías
Noticias

Urquijo forzó que no hubiese ‘quorum’ el 16-N para demorar su cese en Abengoa

La ausencia de las acciones del Estado y del Banco Santander, delegadas en el secretario, permitió ir a segunda convocatoria y se que se convocase otra junta para el 21 o 22 de diciembre

Puede consultar la noticia completa en la fuente de información original: Diariodesevilla

La dirección destituida en Abengoa S. A., que presidía Gonzalo Urquijo, quien sigue al mando del grupo desde la filial Abenewco 1, forzó que no hubiese quorum en la primera convocatoria de la última junta general de accionistas, con lo que demoró 24 horas el cese del consejo de administración y permitió que ese mismo día se convocase otra junta de accionistas, para el 21 o 22 de diciembre, en la que se propone reducir a tres el número de consejeros y se propone para ocupar el cargo a tres personas con amplia experiencia en concursos de acreedores y liquidación de empresas.

Así lo acredita las actas notariales levantadas en la junta general convocada el 16 de noviembre y celebrada al día siguiente, con el resultado conocido del cese de Gonzalo Urquijo, Josep PiquéManuel CastroJosé Luis del ValleJosé WahnonPilar Cavero y Ramón Sotomayor, los siete consejeros de la matriz de la multinacional fundada en Sevilla en 1941 por los ingenieros Javier Benjumea Puigcerver y José Manuel Abaurre Fernández-Pasalagua, junto con tres amigos y otros familiares.

Al día siguiente, cuando ya no era necesario un mínimo de capital presente para constituir la junta general extraordinaria, comparecieron 5.309.289.637 acciones, representativas del 28,363% del conjunto de los propietarios. En esa segunda convocatoria, algo más del 18% de la propiedad votó el cese de órgano de administración, frente al aproximadamente 9,4% que lo respaldó.

¿Qué hizo que del lunes al martes se superase el quorum que se requería para celebrar la junta de accionistas en primera convocatoria y un día antes no? Una comparación entre las acciones presentes y representadas en ambas jornadas ponen de manifiesto que fueron los votos delegados al todavía presidente y, sobre todo, al secretario del consejo de administración, Daniel Alaminos Echarri, los que motivaron que el lunes 16 no se celebrase la junta general y se evitó que esa misma mañana, el consejo fuese destituido, por lo que permaneció un día más al frente de la matriz.

LOS MINORITARIOS HABÍAN ENTREGADO O REGISTRADO SUS VOTOS DE FORMA PREVIA A LA JUNTA GENERAL

La variación de las acciones presentes (las que sus accionistas se conectaron telemáticamente para participar en la junta) variaron en mucha menor proporción que las representadas (las que otras personas se conectaron en nombre de los titulares para votar). Esa diferencia es especialmente abultada en las acciones representadas de Abengoa de la clase A –que tienen 100 votos por título, frente a las de tipo B, con un voto por acción–, que crecieron en 99.383.067 acciones entre una convocatoria y otra. Ese volumen, que supone aproximadamente un 6% del capital, se corresponde casi íntegramente con los títulos de dos de los principales accionistas que tiene Abengoa en las de tipo A.

Por un lado, el Gobierno, a través del Fondo de Reserva de Riesgo de Internaciolización, con 48.034.256 acciones de esa clase, y por el otro, el Banco de Santander, con 50.813.815 títulos del tipo A. Ambos delegaron su voto en el secretario y suman 98.849.071 acciones, un volumen muy cercano al incremento de quorum entre el 16 y el 17 en ese tipo de acciones. Además, el Santander no fue el único banco que delegó en el secretario.

Los accionistas que se hicieron con la mayoría del capital en la junta del martes, los minoritarios  agrupados en Abengoashares, habían enviado el grueso de sus votos mediante un notario, con lo que todos los así remitidos  y también quienes se conectaron telemáticamente, se registraron con anterioridad y comparecieron tanto el 16 como el 17.

Esos votos los entregó el notario a Abengoa el jueves 12 de noviembre, por lo que tras hacer los recuentos pertinentes, la dirección ya supo que Abengoashares estaba muy cerca de ganar la junta y destituir al consejo.

LA CONVOCATORIA HECHA EL 16 PROPONE REDUCIR A TRES MIEMBROS EL CONSEJO Y NOMBRAR A LIQUIDADORES

Consciente de su inminente cese, el consejo de administración se reunió el propio domingo 15 de noviembre y acordó convocar  el mismo 16 una junta extraordinaria el 21 o 22 de diciembre para reducir a tres el número de consejeros y proponer a  Francisco PradaJoaquín García-Romanillos y Alejandro Sánchez-Pedreño, especialistas en concursos de acreedores y liquidación de empresas, un nombramiento que entroncaría con la confirmación también el 16 en una información a los accionistas en la web de la empresa de que Abengoa S. A. se encamina a la quiebra porque no ha logrado las adhesiones para que los proveedores con deuda vencida acepten convertirla en préstamos participativos. Según la información que trasladó a los accionistas, sólo 28 millones de los 153 que se adeudan han consentido. Eso llevaría a la matriz a un concurso por 125 millones y supondría su liquidación si se ejecuta el rescate y la ruptura societaria, que la dejaría sin activos.

Categorías
Noticias

Los minoritarios de Abengoa preguntan a PwC por qué evitó firmar las cuentas

Los accionistas agrupados en AbengoaShares han enviado una carta a la ‘big four’ para solicitar detalles de los balances ante una situación que consideran “clave” para entender la realidad de la empresa.

Puede consultar la noticia completa en la fuente de información original: La Información

La situación de Abengoa es límite. Los accionistas minoritarios agrupados en el colectivo AbengoaShares han solicitado a PwC, auditor de la sociedad, explicaciones al conocerse que la ‘big four’ no quiso firmar las cuentas de 2019. En concreto, la plataforma de pequeños propietarios de títulos ha enviado una carta a la compañía en la que solicitan los motivos de su negativa ante “la necesidad urgente de los accionistas de Abengoa de conocer a ciencia cierta la situación de la sociedad y del grupo Abengoa”, reza la misiva. PUBLICIDAD

El propio Marcos de Quinto, presidente propuesto por este grupo de minoritarios para encabezar la compañía tras la destitución del consejo de administración que encabezaba Gonzalo Urquijo, señaló en una entrevista con La Información que la CNMV debería estar “muy preocupada” y alertaba de que las cuentas de 2019 no habían sido firmadas por el auditor. Ahora, los minoritarios han solicitado a PwC el por qué de esta negativa a fin de conocer la situación económica real en la que se encuentra la sociedad.

Los minoritarios recuerdan en la carta enviada al auditor el hecho “insólito y anómalo” que supone que el consejo de administración saliente no haya presentado todavía las cuentas del 2019 y admite que se trata de ” unas cuentas necesarias para que los accionistas pudieran conocer la verdadera situación financiera de la sociedad en un momento crucial para su viabilidad”. En este sentido, tampoco se han presentado las cuentas del segundo y tercer trimestre de este año, cifras que consideran “muy relevantes”. 

También pidieron el informe de valoración de KPMG

Los minoritarios también escribieron una carta la semana pasada a otra de las ‘big four’. En este caso, AbengoaShares solicitó a KPMG por burofax el informe de valoración de la compañía del pasado mes de marzo que el consejo saliente se negó a facilitar en la última junta de accionistas. Los minoritarios señalaban entonces que habían reclamado dicho informe hasta en 15 ocasiones. “Como es sabido dicho informe propició la situación de preconcurso de la sociedad y es muy relevante para el futuro del grupo”, señalaron. 

“No se nos facilita un informe clave y no se publican las cuentas auditadas del 2019 pero en paralelo se corre por presentar el preconcurso y se mete prisa para un plan de reestructuración opaco que ningunea a los accionistas y a algunos acreedores; ¿no será que el preconcurso era deseado por los acreedores para los que parece que trabaja el consejos saliente?”, se preguntan desde AbengoaShares ante la negativa. 

Los accionistas que consiguieron destituir al consejo de administración que encabezaba Gonzalo Urquijo tratan de averiguar así la situación en la que se encuentra la compañía. Mientras, el plan de reestructuración sigue en el aire y el futuro de la empresa sevillana no está claro. Las próximas semanas serán claves para conocer cómo termina una historia que se daba por concluida en agosto y se alargará “de forma indeseada”, según los minoritarios, hasta bien entrado el 2021.

Categorías
Noticias

Marcos de Quinto: «No vamos a asaltar Abengoa, mi objetivo es negociar con la actual dirección»

«No conozco ni un caso en la historia empresarial española en el que la dirección no esté defendiendo a los accionistas ni haciendo lo que sus accionistas le reclaman»

Puede consultar la noticia completa en la fuente de información original: OKdiario

Mientras el plan de salvamento de Abengoa propuesto por el histórico equipo directivo encabezado por Gonzalo Urquijo agoniza, el candidato de los accionistas minoritarios a la presidencia de la compañía, Marcos de Quinto, asegura que la mejor solución para todos es alcanzar un acuerdo entre las dos partes y evitar que todos los accionistas salgan perdiendo. «No pretendemos asaltar nada. Mi objetivo es llegar a un acuerdo, negociar con la dirección anterior, que sigue siendo la dirección actual de Abenenewco 1, donde han traspasado los activos y la actividad de la firma, para que nadie salga perdiendo», explica en conversación con este diario.

«Han sido ellos -en referencia a Urquijo- los que han decidido no tener ningún contacto con los accionistas minoritarios que lo están perdiendo todo», asegura. Éstos se han agrupado en Abengoashares y controlan el 15,5% de la compañía. Pero no sólo eso. Porque en la Junta de Abengoa del pasado 17 de noviembre consiguieron cesar a la dirección al completo con el 66% de los votos. «No controlan la Junta, así que no pueden ni cambiar la sede social de la firma de Sevilla a Valencia como aseguran que están negociando ni pueden declarar el concurso de acreedores. El apoyo de la Junta de accionistas es clave», señala.

«No conozco ni un caso en la historia empresarial española en el que la dirección no esté defendiendo a los accionistas ni haciendo lo que sus accionistas le reclaman. Los minoritarios han pedido las cuentas de Abengoa de 2019, que no han facilitado, el informe de KPMG que dicen que han hecho, y tampoco lo enseñan… Es increíble», explica. «Los minoritarios no son fondos poderosos, son personas privadas humildes que están viendo como van a perder sus inversiones», sentencia.

«La norma les obliga a presentar las cuentas de 2019 antes de septiembre, y no lo han hecho. Hemos pedido a la CNMV que actúe y les obligue a hacerlo», asegura De Quinto, ex vicepresidente mundial de Coca Cola. «Porque tenemos la ligera sospecha de que Abengoa ni siquiera tendría que estar en pre concurso de acreedores. Sospechamos que se está forzando el concurso porque la deuda es de 153 millones de euros pero hay un litigio con el Estado por un asunto de las renovables que todo apunta a que va a ganar la empresa y serían 1.500 millones», señala.

Junta del 22 de diciembre

De momento, la situación de la empresa es que la dirección de Abengoa está cesada por la Junta y Urquijo dirige la filial, Abengoanewco 1, que tiene los activos y la actividad de la empresa. Mientras el plan de salvamento diseñado por Urquijo sufre constantes prórrogas -cuando se presentó, el 6 de agosto, se dio cuatro meses de validez definitiva- el próximo 22 de diciembre está convocada una nueva Junta Extraordinaria para elegir al nuevo consejo de Abengoa.

«Ese 22 de diciembre se tiene que votar el nuevo consejo, que tendrá tres miembros, entre los tres consejeros propuestos por ellos y los tres consejeros propuestos por los minoritarios. Ellos han elegido a tres expertos en derecho concursal, y nosotros hemos metido a una experta en auditoria, Margarida Smith, ex Citibank, para que cuando nos hagamos con el control de Abengoa podamos mirar de arriba a abajo las cuentas», explica. La victoria clara de los minoritarios en la Junta de noviembre -66% de los votos- augura una victoria también el próximo 22. De confirmarse, los minoritarios controlarían Abengoa, la matriz, y Urquijo, la filial, que es la que tiene los bienes y la actividad.

Respecto al plan de salvamento propuesto por Urquijo, éste ha encallado en una aportación de 20 millones de euros que ha solicitado a la Junta de Andalucía y que ésta se niega a aportar debido en primer lugar a que no ha recibido tampoco ni un papel sobre el proyecto y, segundo, en que legalmente no puede dar una ayuda directa a una compañía. «En estos momentos hay unos cuantos ex dirigentes de la Junta en la cárcel precisamente por dar este tipo de ayudas directas sin una base legal», explica un portavoz del Gobierno andaluz.

«Es sorprendente que un plan de rescate de más de 500 millones de euros que fracasa se culpe a la Junta porque no ha puesto 20 millones. ¿Por qué no los pone el Gobierno central? En los dos rescates anteriores de Abengoa la Junta de Andalucía del PSOE no puso un duro. Y ahora, el PSOE desde el Gobierno central culpa a la Junta del PP y Ciudadanos de no poner esos fondos. Es sorprendente», señala De Quintos.

Categorías
Noticias

Accionistas de Abengoa contactan con el Santander y KKR

La entidad y el fondo de inversión reciben la alternativa de rescate para Abengoa de los accionistas minoritarios

Puede consultar la noticia completa en la fuente de información original: Finanzas.com

Banco Santander y el fondo KKR han recibido el plan de rescate de los pequeños inversores de Abengoa. Se trata de una primera toma de contacto entre las partes, según pudo saber finanzas.com por fuentes conocedoras del hecho.

Abengoashares solicitó reuniones con todos los implicados en la reestructuración del grupo y las mismas fuentes señalan que han recibido las primeras respuestas de los protagonistas del plan, “aunque se trata de un acercamiento y toma de contacto muy preliminar”.

La batería de llamadas pasa también por el ICO, la banca, Cesce, bonistas, proveedores y la Junta de Andalucía. En ellas, los minoritarios facilitaron su plan de salvación llamado ‘New people, new Commitment’ y la respuesta fue la misma: “Analizaremos la alternativa”.

El Santander y KKR, máximos accionistas del nuevo grupo

La implicación de la entidad presida por Ana Botín y la del fondo de capital riesgo en Abengoa es directa. Por su posición en el accionario, en el caso del Santander, y su volumen de deuda adquirida y comprometida en el rescate, por parte de ambos actores, les colocan como los máximos accionistas de la futura Abengoa.

Se estima que la participación de ambos podría superar el 60% del capital social de Abenewco 1, la futura nueva matriz y filial receptora del rescate, por lo que un aumento de participación de los minoritarios implica una reducción de peso del banco y el fondo.

La apuesta tanto del Santander como de KKR por la viabilidad de Abengoa es muy elevada con cientos de millones de euros en juego y ambos actores insisten en no dar ningún paso en falso y tener completamente atada la situación dada la complejidad de la reestructuración.

El papel de la banca en Abengoa

Fuentes financieras comentan que la banca y los fondos de inversión, dada la situación derivada por el Covid-19, son muy cautelosos en estos momentos a la hora de lanzar cualquier tipo de ayuda a una empresa que no ofrezca una clara visibilidad de futuro.

El temor del sector es terminar apostando por una compañía que a la postre no termine de arrancar en las mejores condiciones cuando se podría destinar ese y más capital a otras sociedades que den más visibilidad y seguridad.

Pese a ello, Abengoa tendría cerrado 250 millones del ICO con el apoyo de toda la banca del IBEX 35, salvo el Sabadell, más Crédit Agricole y 300 millones de euros en avales de la mano de Cesce.

Abengoashares mantiene la cautela

Desde la plataforma de accionistas minoritarios mantienen prudencia respecto a la celebración de estos contactos y su “sensación” es que “todo dependerá de la junta extraordinaria de accionistas del 21 de diciembre a no ser que se produzca un gran acontecimiento antes de esa fecha”.

Fuentes de Abengoashares inciden que la mayoría de los “mayores implicados” en la salvación de Abengoa “están a la espera de ver qué sucede en diciembre antes de lanzar cualquier comunicación oficial sobre nuestra estrategia”.

Los minoritarios descuentan que si consiguen movilizar de nuevo al accionariado de la sociedad lograrán de nuevo el triunfo para colocar a sus consejeros independientes al mando de la sevillana.

Asamblea universal de Abenewco 1

De lograr la victoria, el nuevo consejo de Abengoa formado por independientes nombrará a Marcos de Quinto presidente de la compañía para posteriormente convocar una asamblea universal en Abenewco 1 y cesar su consejo encabezado por Gonzalo Urquijo.

La clave para desbloquear la situación actual pasa por el control de las filiales del grupo, concretamente de Abenewco 1 que se colocaría como la nueva matriz del grupo en detrimento de Abengoa.

Con su plan los minoritarios buscan incrementar el peso de Abengoa en Abenewco para tener el mayor control de la compañía pues según el acuerdo de reestructuración entre la sociedad y los acreedores pasaría a tener una posición máxima del 2,7% desde la mayoritaria del 77,25% actual.

Febrero, mes definitorio para Abengoa

La salida del consejo de administración de Abengoa, la nueva junta extraordinaria de diciembre y la incertidumbre generada por la falta de aprobación de un plan comienza a preocupar en demasía a acreedores y proveedores.

Fuentes financieras aseguran que la dilatación en el tiempo de la firma de un acuerdo “es preocupante, genera demasiada incertidumbre y resta toda la visibilidad a la compañía”.

El 18 de febrero se coloca ahora como la fecha final para dar viabilidad al grupo. Dicho día concluye el periodo de gracia del preconcurso de acreedores al estar al aflorar la sociedad un pasivo de 153 millones por el que está en causa de disolución.

Negociaciones enquistadas entre Abengoa y minoritarios

Las comunicaciones entre Abengoa y Abengoashares se han enquistado una vez que se aplazó el careo judicial por el rescate en la Audiencia Provincial de Sevilla y los minoritarios propusieron a sus consejeros.

Las líneas siguen abiertas, pero desde la sociedad insisten firmemente en su convicción de que el único plan viable es el que ya está ofrecido y así lo corroborarían cualquiera de los acreedores, bonistas, proveedores, la banca, el ICO o Cesce.

Mientras, Abengoashares continúa solicitando la auditoría de KPMG en base a la que la sociedad se encuentra en causa de disolución.

Categorías
Noticias

“Los accionistas sí tenemos una solución para Abengoa”

El portavoz de la plataforma Abengoashares, Fernando Cuevas, analiza la actualidad de la compañía en 7TV Andalucía

Puede consultar la noticia completa en la fuente de información original: Andalucía Información

“Abengoa tiene solución. Si llevan seis o siete meses amenazando de si no hace esto la Junta o quebramos, o si hace esto otro o quebramos, y no han conseguido que quiebre, no estará tan mal la compañía”, sentenció Fernando Cuevas, el portavoz de Abengoashares, la plataforma que representa a alrededor de 1.500 accionistas minoritarios, este pasado domingo en el programa 7 Economía de 7TV Andalucía.

Entre otras cosas, esta plataforma fue la responsable de la convocatoria de la junta general extraordinaria de accionistas en la que fue destituido el hasta entonces presidente ejecutivo, Gonzalo Urquijo. Desde ese pasado martes 17 de noviembre, la compañía opera sin consejo de administración. Algo que alarma a los accionistas, que hoy mismo, remitieron un escrito a la CNMV solicitando su actuación urgente “frente a la pretensión del Consejo saliente de continuar con el plan de reestructuración”.

El escrito censura la “acefalía social” en la que se encuentra la compañía por una “decisión consciente y deliberada” del consejo de administración liderado por Urquijo. Cuevas acusó al responsable de la dirección de la compañía de “no soltar la presa” para intentar entregársela a los grandes acreedores. A los que, además, acusó de estar ubicados en su mayor parte en paraísos fiscales como Luxemburgo las Islas Caimán.

Descarta el traslado

El portavoz de los accionistas minoritarios descartó la posibilidad, al menos legalmente, de  poder trasladar la sede corporativa de Sevilla a Valencia. “La solución para Abengoa pasa por cambiar la gerencia para que se preocupe de potenciar la empresa y buscar negocios y no de favorecer a los grupos de presión de Abengoa. La gerencia debe cuidar a los accionistas y a los empleados”, resumió Cuevas en su intervención.

Reacción de la Junta

Por su parte, el consejero de Transformación Económica e Industria, Rogelio Velasco, volvió a descartar la responsabilidad de la Junta en un futurible plan de rescate, al no tener mecanismos para contribuir económicamente. Velasco sí señaló en este sentido al Gobierno de España, porque puede hacer una “una contribución del Ministerio de Hacienda a través de la SEPI”.

Velasco insistió en que si “el Gobierno, en concreto, la ministra de Hacienda tiene tanto interés en que Abengoa permanezca en Sevilla tiene recursos que le puede hacer llegar directamente”.

Categorías
Noticias

Abengoa acepta comunicar la candidatura alternativa a la propuesta por Urquijo

La junta de accionistas decidirá el 21 de diciembre si elige la terna propuesta por la plataforma AbengoShares o la respaldada por el expresidente

Puede consultar la noticia completa en la fuente de información original: ABC de Sevilla

La compañía Abengoa S.A., cuya cotización está suspendida desde julio y descabezada desde la pasada semana al cesar su consejo de administración, ha comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que se ha presentado una candidatura alternativa para dirigir la empresa por parte de la plataforma AbengoaShares, que logró en la última junta general de accionistas expulsar a Gonzalo Urquijo y su equipo de la matriz de la multinacional. Esa candidatura se enfrentará el 21 de diciembre a la propuesta por el ya expresidente.

Inicialmente, AbengoaShares había presentado una candidatura con siete nombres, entre los que estaba Marcos de Quinto, exvicepresidente de Coca Cola y otrora diputado de Cs. Sin embargo, la hábil jugada de Urquijo a la hora de convocar una junta para el 21 de diciembre, días antes de que él fuera destituido, hizo que en el orden del día se incluyera su propuesta de reducir el consejo de administración a tres miembros, lo que ha obligado a replantear la candidatura a AbengoaShares en previsión de que pudiera aprobarse esa modificación.

Negociaciones.
Así, la nueva candidatura de AbengoaShares no incluye a Marcos de Quinto, aunque ello -advierte la plataforma- no quiere decir que se renuncie a su participación en el nuevo proyecto de la multinacional, ya que la idea es que sea presidente de Abenewco1, la filial del grupoo que controla los activos y el negocio del grupo, donde se ha «atrincherado» Gonzalo Urquijo y el resto de consejeros a pesar de haber sido destituidos de la matriz. Abengoa es propietaria del 100% de Abenewco2 y ésta es a su vez dueña del 77% de Abenewco1. Así pues, previsiblmente De Quinto y Urquijo rivalizarán para ser presidentes de Abenewco1.

La jugada para AbengoaShares sería, por tanto, lograr que su candidatura triunfe en la junta del 21 de diciembre, lo que le daría la llave para situar a De Quinto al frente de Abenewco1 a través de Abnewco2.

Las negociaciones que está llevando a cabo AbengoaShares con los acreedores de la multinacional, el equipo de Urquijo, la Junta de Andalucía, el ICO y Cesce, así como su decisión de posponer el careo judicial por el plan de rescate de Urquijo, pueden explicar que la empresa, sin cabeza visible alguna, haya enviado a la CNMV la propuesta alternativa de AbengoShares, que se enfrentará a la terna que respalda el expresidente y conformaba por Alex Sánchez-Pedreño, Joaquín García-Romanillos y Francisco Prada Gayoso, expertos en empresas en crisis. La empresa, empero, asegura que si se ha anunciado la candidatura alternativa «es porque se ha presentado en tiempo y forma», es decir, en los cinco días laborables que había para ello.

Categorías
Noticias

Abengoa, en su laberinto

El futuro de la multinacional es muy incierto en medio de una lucha sin cuartel por su control porque el rescate propuesto deja a los accionistas sin nada y sólo salva a las filiales.

Puede consultar la noticia completa en la fuente de información original: Diario de Sevilla

A poco más de un mes de que Abengoa cumpla 80 años de historia –fue fundada el 4 de enero de 1941 en Sevilla por los ingenieros Javier Benjumea Puigcerver y José Manuel Abaurre Fernández-Pasalagua, junto con tres amigos y otros familiares–, la multinacional andaluza vive sus momentos de mayor zozobra. Y eso que lleva más de un lustro completo al borde del abismo, sorteando la que sería la mayor quiebra de la historia empresarial de España.

El grupo industrial vive desde entonces inmerso en un enorme laberinto en el que es fácil perderse. Y para salir de él hace falta mucho más que una madeja que marque el camino, porque ni siquiera hay certeza de que exista una salida a su tortuoso camino desde finales de 2014 que garantice la viabilidad del grupo al completo.

El mayúsculo pasivo acumulado por el grupo –27.356 millones en el cierre del tercer trimestre de 2015– provocó que ese año fuera muy convulso, hasta el punto de que la banca acreedora, con el Santander al frente, como sentenció la propia Audiencia Nacional, forzó la destitución de Felipe Benjumea, hijo del fundador, como presidente ejecutivo del grupo el 24 de septiembre de ese año.

La imposibilidad de encontrar un grupo que hiciese de socio industrial –probablemente la solución que aún necesita hoy–, tras descartar Gonvarri –perteneciente a la familia Riberas, también dueños de Gestamp– formar parte del capital inyectando 350 millones de euros, precipitó que sólo dos meses después de la salida de Benjumea, el 25 de noviembre, presentara preconcurso por primera vez en cinco años.

Tampoco 2016 estuvo exento de sobresaltos. Mientras se fraguaba una refinanciación que permitiera evitar el concurso, la banca volvió a forzar la salida del presidente ejecutivo que sucedió a Benjumea, José Domínguez Abascal, y nombró a otro consejero, Antonio Fornieles, nuevo presidente hasta que pudiese ejecutarse el plan de refinanciación, se levantase el preconcurso y se pusiera al mando a Gonzalo Urquijo, que ha presidido la matriz hasta el martes.

Esa reestructuración, aprobada en noviembre de 2016 evita la quiebra y provocó que las familias fundadoras de Abengoa perdieran el control de la compañía por mor de una dilución en favor de los acreedores.

Pero no fue suficiente. En menos de dos años, en 2019, hubo de ejecutarse otra segunda reestructuración para solucionar los problemas de liquidez de nuevo tenía el grupo. En ella se incluía un plan de viabilidad a diez años.

Conforme avanzaban los trimestres de ese ejercicio de 2019, las cifras de negocio no crecían a un ritmo que hiciera sostenible la situación a largo plazo. La estrategia de Urquijo de centrarse en el negocio original de ingeniería y construcción parecía no estar funcionando. Hasta el punto que el ejercicio de 2019 no está cerrado. Sus cuentas no han sido formuladas. Esto es, no se conoce el informe de auditoría de Pwc España. La empresa aún hoy se niega a presentarlas ante la CNMV y tampoco la entrega a los accionistas, que se la han reclamado.

El pretexto Covid-19

En esta situación anómala y totalmente anterior a la pandemia, la dirección de la empresa usó las consecuencias económicas del Covid-19 para justificar que estuviesen sin presentar.

El 2 de marzo de 2020, el grupo comunicó a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que las cuentas no se presentaban en plazo, porque el consejo de administración requería de un informe de un experto independiente para conocer la valoración de la participación de la matriz en Abenewco 2, S. A., que es la filial que está inmediatamente después en la estructura societaria, dueña a su vez del 100% de Abenewco 2 bis y, esta última, propietaria del 100% de Abenewco 1 (aunque esta filial tiene pendiente una dilución que  de ejecutarse daría un 22,5% a los propietarios del Bono Convertible A3T).

El 23 de marzo, sólo nueve días después de que decretara el estado de alarma por el Covid-19 por primera vez y cuando no se sabía cuánto duraría la situación, Abengoa comunicó de nuevo a la CNMV que iba a revisar su Plan de Viabilidad a diez años para medir el impacto de la pandemia en su negocio. Así como que presentaría sus cuentas de 2019, cuando tuviese hecha esa revisión y conociese el contenido del informe del experto independiente, que esta semana desveló que era la consultora KPMG. Pero se sigue negando a desvelar su contenido, vital para saber por qué puede quebrar Abengoa S. A.

Hasta el 19 de mayo Abengoa no  comunicó sus resultados del ejercicio de 2019, con pérdidas de 517 millones, pese a que su Ebitda se habría disparado un 60% hasta alcanzar los 300 millones de euros. Las fuertes pérdidas las justificó “debido fundamentalmente al resultado financiero neto del ejercicio, incluyendo tanto el efecto de los fees reconocidos a los participantes en la operación de reestructuración de 2019, como las emisiones de deuda Reinstated Debt y el Mandatory Convertible de Abenewco 1” (el A3T).

Pero ese mismo día soltó una bomba: la matriz del grupo, Abengoa S. A., estaba en causa de disolución, “debido principalmente al efecto de registrar la deuda NM2 (New Money 2), Reinstated Debt y Old Money a valor de reembolso como consecuencia del Evento de Incumplimiento (Event of Default) de Abengoa S. A. al registrar patrimonio neto negativo”, que cifró en 388 millones de euros.

Ese mismo día presentó un Plan de Negocio Actualizado para salvar esa situación de causa de disolución, en la que volvió a usar el Covid-19 como pretexto para solicitar financiación de hasta 250 millones de euros avaladas por el ICO en el contexto de la pandemia, una nueva línea de avales de hasta 300 millones y buscar un acuerdo con proveedores y otros acreedores para sacar deuda del perímetro de Abenewco 1, a cambio de un derecho preferente al cobro contra la venta de determinados activos, y la modificación de determinadas condiciones de la deuda con los acreedores financieros del NM2, Reinstated Debt, el Bono Convertible A3T y Old Money (SOM y JOM), que pueden implicar quitas y capitalizaciones de deuda. Nada se dijo en ese momento de que participaría la Junta andaluza.

Rebelión de los accionistas minoritarios

Anunciaba así la tercera reestructuración, la que está pendiente de ejecutar y ha provocado la rebelión de los accionistas minoritarios a partir del 6 de agosto, fecha en la que se firma el contrato con un grupo de acreedores y que suponía la ruptura societaria. Esto es, la matriz histórica dejaría de ser la cabecera del grupo y sólo tendría el 3,5% (o el 2,7% si se convierte el Bono A3T) de Abenewco 1, siempre y cuando reequilibrase su patrimonio, para lo que se le exige, además, que el 96% de los 153 millones que debe Abengoa S. A. se conviertan en préstamos participativos.

El contrato incluye una condición suspensiva, que la Junta forme parte de la nueva liquidez aportando 20 de los 250 millones previstos. La Junta ya había expresado entonces serias dudas y no se había comprometido a nada, pese a lo que se incluyó en el contrato.

El 18 de agosto, la matriz pide preconcurso de acreedores.

Los minoritarios se organizaron en tiempo récord al crear AbengoaShares y demandaron a la dirección en la jurisdicción Mercantil para impedir un rescate que les deja más que probablemente sin nada. Incluso pidieron medidas cautelares que fueron denegadas en primera instancia.

La fecha para implementar el rescate, el 30 de septiembre, llegó sin que el Gobierno andaluz aceptase participar, aduciendo que no puede dar arbitrariamente una ayuda de 20 millones. La dirección se empeña en sacarlo adelante y presiona a la Junta gracias a que obtiene varias prórrogas de los acreedores.

Sin abandonar la judicialización, los minoritarios forzaron la convocatoria de una junta general extraordinaria, en la que el pasado martes se hicieron con la mayoría del muy atomizado capital de la compañía y destituyeron al consejo de administración. Pero no lograron tomar el control, porque Urquijo impidió elegir al consejo alternativo que presentan y presidiría Marcos de Quinto. Urquijo les niega además la auditoría de 2019 y el informe del experto que motiva la causa de disolución, y admite ante los accionistas la matriz se encamina a la liquidación. 

Un día antes, consciente de su destitución, el consejo había convocado otra junta para el 22 de diciembre, en la que sólo se nombrarían tres consejeros, todos con experiencia concursal. Y mientras siguen al mando del grupo como consejo de Abenewco 1. Los minoritarios planean presentar una alternativa y tomar el control de la filial, poniendo a De Quinto al frente de la misma, que aboga por un acuerdo de todas las partes. Ya hay contactos con los acreedores.

Antes, el 6 de diciembre, el contrato de refinanciación caducará, aunque puede prorrogarse, y su futuro es incierto.

La demanda judicial sigue su curso y mañana está prevista una vista para presentar pruebas. La última semana de este mes también será la vista de un arbitraje en el que Abengoa reclama 1.500 al Estado y tiene visos de ganar.

Categorías
Noticias

La rebelión de los minoritarios avanza en Abengoa

El triunfo de los pequeños accionistas en la junta extraordinaria de la empresa pone en entredicho la gestión de la actual dirección en la reestructuración del grupo

Puede consultar la noticia completa en la fuente de información original: El País

Esta semana se ha escrito un nuevo capítulo de la tormentosa historia reciente de Abengoa, una empresa que fue modelo internacional de innovación y puntera en energía renovable, pero que desde hace cinco años se encuentra al borde del precipicio: un consejo de administración reprobado en junta general extraordinaria, pero cuyos componentes se mantienen en la filial Abenewco1, que es la que maneja el negocio; un grupo de accionistas minoritarios contestatarios que han salido victoriosos a medias, porque no han podido tomar el mando; una consecuente amenaza de impugnación; otra junta extraordinaria programada para los días 21 y 22 (en primera y segunda convocatoria) y, por medio, un plan de reestructuración que no acaba de arrancar por el rechazo de la Junta de Andalucía a aportar 20 millones de euros cerca ya de la fecha límite del 6 de diciembre para su aprobación.

El plan, acordado el 6 de agosto con los acreedores y el Gobierno a través del ICO y Cesce, encendió la rebelión de los minoritarios, que trazaron una estrategia bien urdida cuyo punto culminante fue el anuncio del fichaje de Marcos de Quinto para liderar el asalto final. El exejecutivo de Coca-Cola, que también había sido fichaje estrella de Ciudadanos en las pasadas elecciones, encabezó un grupo de siete con personas, algunas recomendadas por él.

El impacto fue tal que la actual dirección, que preside Gonzalo Urquijo, respondió con la convocatoria de otra junta extraordinaria y la propuesta de nombrar tres consejeros en la matriz en sustitución de los siete actuales, que se mantendrían en la citada filial. Pero, Abengoashares también tiene previsto presentar otros tres consejeros (y alternativamente otra de siete), con las mismas intenciones.

Hasta que se celebre esa junta y si De Quinto no logra alcanzar antes el acuerdo que asegura estar negociando (véase entrevista en EL PAÍS), hay un recorrido impredecible. Empieza este mismo lunes, que es cuando acaba el plazo para presentar la impugnación en los Juzgados de lo Mercantil de Sevilla y, asimismo, para hacer la propuesta de consejeros para la citada junta extraordinaria. También este lunes será la vista de la presentación de pruebas de la demanda interpuesta para anular el plan de rescate del 6 de agosto.

Abengoashares considera que el traspaso de deuda de Abengoa SA a Abenewco1 supone dejar vaciada la matriz y es una forma de llevar a la quiebra, sin descartar la comisión de un alzamiento de bienes. Este traspaso supone un cambio trascendental en la estructura accionarial, de manera que Abengoa SA pasará de tener el 72% a solo el 2,7% de Abenewco1 a través de otras sociedades intermedias (Abenewco2 y Abenewco2 Bis) en un entramado ideado para, en teoría, hacer más gobernable el grupo y, en la práctica, garantizar que los acreedores controlan la pieza. Abengoa informó el lunes pasado que no había logrado las adhesiones para que los proveedores con deuda acepten convertirla en préstamos participativos. De 153, solo ha logrado 28, lo que llevaría a concurso por 125 millones.

Los minoritarios, que creen que se puede salir del preconcurso sin tanta ingeniería financiera, no entienden que la matriz se quede con esa mínima participación. A su juicio, el consejo ha actuado como si la empresa fuera suya y no de los accionistas. Ahora, con el triunfo en la junta, les ha subido la moral y van a por todas. Se juegan la partida, en una apasionante pelea empresarial en la que se mezclan muchos matices. Las interpretaciones de la Ley de Sociedades de Capital está llena de recovecos que los abogados mercantilistas manejan con perfección.

Mientras tanto, han entablado contactos con los bancos y fondos de inversión, alguno de los cuales ya se ha negado a dar su aprobación para nuevos aplazamientos para negociar el rescate. En todo este mejunje, Urquijo, que era su persona de confianza, ha perdido credibilidad. No ha gustado su forma de proceder en la junta y no entienden que, cuando la mayoría de los accionistas asistentes a la asamblea habían decidido descabalgarle, se enrocara y encastillara en Abenewco1. Según observadores, ha actuado como juez y parte, haciendo caso omiso de los propietarios e impidiendo mediante una treta legal discutible el nombramiento de nuevos consejeros.

Ahora se especula sobre la próxima junta y cómo será el reparto de fuerzas. La votación desveló la atomización del accionariado. A la junta acudió el 28%, de los que apenas el 10% apoyaron a la dirección, principalmente acreedores. Del resto, está por ver si figura el 2,3% de Inversión Colectiva, la firma que agrupa al anterior presidente, Felipe Benjumea y otras familias, antiguas propietarias.